11 de mayo de 2015

SUPERARTE

Proyecto Escuela 2015
Revolución - Construcción
 "La obra de arte contemporáneo  ha pasado a ser un objeto para el pensamiento. Nuevo espectador tiene que mirar y pensar; debe trabajar para hacer una lectura artística, para que poco a poco las obras vayan mostrando las respuestas a sus enigmas. Queda atrás el tranquilo contemplador kantiano que se deja estar en la obra, que gozaba de su pura apariencia.
Un arte basado en la categoría de la belleza, en el buen gusto, o en lo aurática  no parece ser la más adecuada manifestación del mundo contemporáneo
El arte es síntoma de su tiempo, del espíritu del tiempo, y el nuestro no parece caracterizarse por la belleza o la armonía sino más bien por lo feo o lo disonante a un mundo sin certeza." (Oliveras Elena)
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario